¡Prepárate para la magia! El Estadio Azteca y la Selección Mexicana protagonizarán la inauguración del #Mundial2026.

CDMX a 5 de febrero, 2024.- El Estadio Azteca, el legendario Coloso de Santa Úrsula, se prepara para ser el epicentro del fútbol mundial el 11 de junio de 2026, al albergar la ceremonia de inauguración de la Copa del Mundo de la FIFA 2026. En un evento sin precedentes, la Selección Mexicana tendrá el honor de jugar el partido inaugural, marcando la tercera vez que este estadio histórico recibe el primer partido de una Copa del Mundo.

 

El Mundial 2026 será el primero en la historia con 48 selecciones participantes, lo que implica un récord de 104 partidos en total. México, como uno de los tres países anfitriones junto con Estados Unidos y Canadá, jugará un papel crucial al albergar 13 encuentros en su territorio, distribuidos en tres ciudades: Ciudad de México, Guadalajara, Jalisco, y Monterrey, Nuevo León.

 

El Estadio Azteca, con una capacidad actual de unos 83,000 espectadores, se someterá a obras de remodelación para asegurar que cumpla con los estándares internacionales requeridos por la FIFA. Estas mejoras no solo reflejan el compromiso de México con el éxito del torneo, sino también su enfoque en la sustentabilidad económica, evitando el uso de fondos públicos para las mejoras de infraestructura.

 

La elección del Estadio Azteca como sede de la inauguración y la asignación de partidos a México tienen un significado profundo más allá del deporte. Se espera que el Mundial 2026 genere una derrama económica significativa, estimada en hasta 1,860 millones de dólares para el país. Este evento no solo celebrará el fútbol a nivel global, sino que también destacará la rica historia futbolística de México y su papel como un líder en el deporte dentro de la región.

 

El Estadio Azteca ha sido testigo de momentos icónicos en la historia del fútbol, incluyendo el «Gol del Siglo» de Maradona durante el Mundial de 1986. Su selección como sede de la inauguración del Mundial 2026 refuerza su legado como un símbolo del fútbol mundial. Además, este evento brindará una oportunidad única para que México demuestre su capacidad organizativa y su pasión por el fútbol en el escenario mundial.