22 de noviembre de 2023.-Tras el paso del huracán Otis, estudiantes de distintos niveles educativos en los municipios de Acapulco y Coyuca de Benítez, en el estado de Guerrero, regresaron a clases este martes. La reapertura se llevó a cabo de manera gradual y voluntaria, permitiendo el retorno a los centros escolares donde no existía riesgo alguno.

Las secretarías de Educación federal y estatal están trabajando de manera conjunta para evaluar los daños en las escuelas de los tres niveles educativos. Además, supervisan de cerca el proceso de rehabilitación, limpieza y acondicionamiento de los planteles afectados por el huracán.

En una jornada de supervisión, los titulares de ambas dependencias, Leticia Ramírez Amaya y Marcial Rodríguez Saldaña, visitaron varios centros educativos, entre ellos los jardines de niños «República de Francia» y «María Montessori», las primarias «Hermenegildo Galeana», «Julián Vergara Nava» y «Primero de Mayo», la secundaria «Cuauhtémoc», el Colegio de Bachilleres No. 13 y la Universidad Tecnológica de Acapulco.

Durante los recorridos, Ramírez Amaya subrayó la solidaridad de las autoridades educativas hacia los docentes, reconociendo que, al igual que los estudiantes y sus familias, los maestros también han sido afectados por el huracán Otis. Aseguró que no se afectarán sus ingresos ni prestaciones, y se mostró flexible ante la situación, indicando que no habrá una actitud de obligar a los maestros a regresar en condiciones adversas.

Por su parte, Rodríguez Saldaña expresó su reconocimiento a todas las personas involucradas en las jornadas de limpieza de los centros educativos, con especial énfasis en madres y padres de familia, personal directivo, docentes, así como servidores públicos de la Secretaría del Bienestar federal y de la administración estatal.

La coordinación entre las autoridades educativas a nivel federal y estatal refleja un esfuerzo conjunto para garantizar un retorno seguro a clases, priorizando la integridad de estudiantes, docentes y personal educativo en general, después de los estragos causados por el huracán Otis en la región.