Prioridades claras en infraestructura y desarrollo social marcan la ruta hacia una nación más conectada y justa

Desde Tepeaca, Puebla, se anuncian cambios significativos para México, prometidos por Claudia Sheinbaum, candidata presidencial por la coalición «Sigamos Haciendo Historia». Con una visión clara y un compromiso firme hacia la Cuarta Transformación, Sheinbaum pone el fortalecimiento del tren de pasajeros y la ampliación de las carreteras en el corazón de su agenda, marcando un hito en las prioridades nacionales hacia un México más conectado y equitativo.

La apuesta de Sheinbaum por la mejora en la infraestructura de transporte no solo busca facilitar el desplazamiento y el comercio, sino también promover una redistribución más justa de los recursos públicos hacia el pueblo. «Se llama Austeridad Republicana,» explicó, enfatizando la necesidad de erradicar la corrupción y los privilegios gubernamentales como preludio a una verdadera transformación nacional.

Esta ruta hacia el cambio también contempla un fuerte énfasis en la educación y el bienestar social. Con planes para implementar apoyos económicos a mujeres de 60 a 64 años, becas para estudiantes de educación pública, y un enfoque renovado en acercar a los jóvenes a la educación para alejarlos de la delincuencia, Sheinbaum vislumbra un futuro donde la educación es la clave para el desarrollo de México. «Si fortalecemos la educación, tendremos más profesionales capacitados para llevarnos adelante como país,» afirmó.

Además de las vías de comunicación y la educación, Sheinbaum se compromete a atraer inversiones para mejorar el acceso a la vivienda, la educación y la salud, incluyendo apoyos significativos para los trabajadores del campo. Este enfoque integral no solo busca mejorar la calidad de vida de los mexicanos, sino también cerrar la puerta al neoliberalismo y sus efectos adversos sobre los programas sociales y el desarrollo nacional.

Con un llamado a defender la Cuarta Transformación desde Puebla y más allá, Sheinbaum y sus aliados, como Ricardo Monreal Ávila y Lizeth Sánchez García, se dirigen a la nación con un mensaje de orgullo y compromiso hacia el cambio. «No dejen pasar la oportunidad,» resaltó Monreal, enfocándose en la importancia de una presidencia liderada por Sheinbaum para continuar el camino hacia una transformación profunda y justa.

La campaña de Claudia Sheinbaum se presenta no solo como una propuesta política, sino como un movimiento hacia una nación más justa, conectada y próspera. Con el apoyo de figuras clave y el pueblo mexicano, la visión de Sheinbaum para México se perfila como un cambio transformador, listo para enfrentar los retos del futuro con integridad y justicia.