Con la renovación de su parque vehicular, Petróleos Mexicanos (PEMEX) logró un total de 2 mil 437 pipas en circulación. Este incremento muestra que la empresa triplicó la cantidad de autotanques desde el comienzo de la administración federal actual, al fortalecer así su capacidad de transporte de combustibles.

“Hemos adquirido mil 800 pipas más para el reparto de combustibles en todo el país, cerramos con 2 mil 437 el año pasado, es decir más de tres veces del número de pipas con el que comenzamos”, destacó Octavio Romero Oropeza, director general de PEMEX.

En el año 2019, cuando se desató la lucha contra el robo de combustibles, se compraron 637 pipas a través del Plan Conjunto entre PEMEX y el Gobierno Federal para frenar dicho robo, tal como indicó el directivo, quien señaló que al inicio de la administración les fueron asignadas 726 pipas, y por instrucción del Presidente Andrés Manuel López Obrador en el primer año, se inició la compra de más unidades para abordar el tema del huachicol en los ductos, al incrementar así el transporte terrestre.

El crecimiento del 235% en el número de vehículos de la empresa productiva del Estado durante los últimos cinco años se refleja en los datos recopilados, donde mil 800 autotanques nuevos representan uno de los objetivos más importantes. Además, otras 637 unidades fueron adquiridas mediante el plan conjunto en el que colaboró la Sedena.

Para Octavio Romero, la estrategia de suministro y logística comercial de la petrolera implica una significativa renovación de las pipas. Esto se traduce en una mejora sustancial en el servicio y la seguridad en la distribución de combustibles, aspectos cruciales para la empresa que busca, al mismo tiempo, recuperar su posición en el mercado de combustibles.

La adquisición de estas unidades de servicio no solo tiene como objetivo las acciones mencionadas anteriormente, sino también la reducción de costos de operación al dejar de rentar dichas unidades.

Equipadas con tecnología de punta, las nuevas unidades de autotanques de la empresa cumplen con las normativas ambientales actuales. Destaca su doble compartimento, al permitir el transporte simultáneo de dos combustibles, y su sistema de cámaras de video y comunicación de voz para asegurar la integridad del material transportado.

Al garantizar la calidad y legalidad de los combustibles en las gasolineras que venden los productos de PEMEX, estas pipas transitan por 58 rutas de traspaso entre terminales, al alcanzar 9 mil estaciones de servicio.