52 Reportes de Violencia contra Docentes en Secundarias Capitalinas Revelan Desafío Educativo

Ciudad de México, 30 de enero del 2024 – La violencia en las aulas de la Ciudad de México se ha convertido en un problema creciente, especialmente en las secundarias, donde los docentes enfrentan un incremento en las agresiones por parte de los alumnos. Según datos de la Autoridad Educativa Federal de la Ciudad de México (AEFCM), se han registrado 52 reportes de agresiones desde 2021.

El periódico El Sol de México reveló, tras solicitar información a la AEFCM, que los reportes han aumentado significativamente a lo largo de los últimos tres años: seis casos en 2021, 25 en 2022, y 21 en 2023. Sorprendentemente, 46 de estos incidentes ocurrieron en secundarias, mostrando una tendencia preocupante en este nivel educativo.

La alcaldía Gustavo A. Madero lidera en número de casos, con 17 agresiones reportadas en los últimos tres años. Le siguen Azcapotzalco e Iztapalapa, con 12 y seis casos respectivamente. Estos números resaltan la urgencia de abordar esta problemática en ciertas zonas de la ciudad.

Testimonios de docentes como Laura, de la escuela secundaria diurna 118 República Popular China en Iztapalapa, dan cuenta de la gravedad de la situación. Laura ha enfrentado agresiones verbales y físicas de parte de estudiantes y padres de familia, lo que ha impactado su entorno laboral y personal.

Los profesores, como Néstor González con 10 años de experiencia, expresan su vulnerabilidad ante estas agresiones, tanto en escuelas públicas como privadas. Señalan la falta de un marco claro de convivencia y protección para el personal docente frente a estos incidentes.

Luis Humberto Fernández Fuentes, titular de la AEFCM, ha asegurado que estos casos no representan una tendencia al alza, sino que se han mantenido constantes. A pesar de ello, la atención a estos incidentes es prioritaria, buscando siempre la conciliación y, en casos más graves, la intervención de instancias especializadas como la UAMASI o autoridades judiciales.

El funcionario resalta que la problemática no es exclusiva del entorno escolar, sino que refleja contextos familiares y sociales más amplios. Las escuelas, en este sentido, se convierten en espacios comunitarios clave para el diálogo y la prevención.

Fernández Fuentes hace un llamado a los docentes a no sentirse solos, recordándoles que cuentan con un marco jurídico que los respalda y los insta a reportar cualquier incidente para su pronta atención.

Este aumento en las agresiones escolares en la Ciudad de México plantea un desafío para las autoridades educativas, los docentes y la sociedad en general, en busca de estrategias efectivas para crear entornos de aprendizaje seguros y respetuosos