Ciudad de México, 15 de diciembre de 2023 – La Ciudad de México se enfrenta a una creciente incertidumbre y confusión entre sus residentes tras los recientes microsismos que han afectado varios edificios. Las opiniones contradictorias emitidas por la alcaldía Benito Juárez y la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil de la Ciudad de México han exacerbado las preocupaciones de los habitantes sobre la seguridad de sus viviendas.

Según los testimonios recogidos por El Sol de México, la discrepancia entre las evaluaciones de las dos autoridades ha dejado a los vecinos en un estado de duda. Mientras la alcaldía ha evacuado ocho edificios en distintas ubicaciones de la ciudad tras realizar 38 revisiones de las 54 solicitadas, la evaluación de la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil ha sido más alarmante en algunos casos.

El caso más destacado es el del edificio situado en la Avenida Revolución número 959, donde las evaluaciones iniciales de la alcaldía y la posterior revisión de la Protección Civil del gobierno central fueron marcadamente diferentes. Ariadna Salas, propietaria del inmueble, reveló la confusión que causaron estas evaluaciones opuestas, desde reparaciones menores sugeridas inicialmente hasta una urgente necesidad de evacuación indicada después.

Esta situación se repitió en el edificio de Los Echave 34, donde las evaluaciones de la alcaldía y la Protección Civil también fueron contradictorias. Josefina Ayala, una residente de largo plazo, expresó su shock y confusión ante las divergentes opiniones recibidas.

La alcaldía ha informado a los afectados que un Director Responsable de Obra (DRO) debe revisar los edificios, un proceso que implica un costo significativo que no es asumido por la demarcación. Esta situación ha añadido una carga económica adicional a los residentes afectados, quienes ya enfrentan la angustia de vivir en edificios potencialmente inseguros.

Protección Civil de la Ciudad de México ha anunciado que emitirá una Opinión Técnica de Riesgos para cada edificio revisado, lo cual permitirá a los afectados solicitar un dictamen estructural con el Instituto para la Seguridad de las Construcciones. Mientras tanto, la incertidumbre y la ansiedad continúan para muchos residentes, que se debaten entre la seguridad y la viabilidad económica.