Ciudad de México, 26 de enero de 2024 – El Instituto Nacional Electoral (INE) ha dado un paso crucial al solicitar apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) para organizar las próximas elecciones en Chiapas, particularmente en el municipio de Chicomuselo. Este municipio, asediado por cárteles y donde los habitantes han negado el acceso al Ejército para evitar más violencia, se encuentra en un momento crítico con la renovación de varios cargos políticos el próximo 2 de junio.

El INE se ha dirigido específicamente a la VII Región Militar de la Sedena, ubicada en Tuxtla Gutiérrez, solicitando protección para las sedes de los exámenes para Supervisores Electorales (SE) y Capacitadores Asistentes Electorales (CAE) en Chicomuselo. Estos roles son fundamentales para el correcto desarrollo del proceso electoral, ya que se encargan de la capacitación de los ciudadanos que funcionarán como oficiales de casilla.

La situación en Chicomuselo es particularmente tensa. Los pobladores han negado en repetidas ocasiones el ingreso de militares, argumentando que la presencia del Ejército no ha sido efectiva contra los grupos delictivos, como el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel de Sinaloa (CDS), además del grupo paramilitar El MAIZ (Mano Izquierda). La violencia en la zona ha provocado el desplazamiento de numerosas familias, siendo atendidas más de mil personas en albergues temporales distribuidos en varios municipios.

Este escenario ha llevado al INE a expresar su preocupación no solo por Chicomuselo, sino también por otros municipios como Bella Vista, Frontera Comalapa y Pantelhó, donde se han registrado enfrentamientos entre grupos armados. Se han solicitado informes detallados sobre las condiciones de seguridad y se planea una estrategia para garantizar la seguridad en las casillas electorales.

Además de Chiapas, el INE identifica a Tabasco como otro punto crítico, aunque aún no se ha solicitado apoyo de seguridad para esta entidad. Representantes de partidos políticos de oposición en el INE han pedido la elaboración de mapas de riesgo y han urgido al Instituto a implementar medidas para proteger la integridad de sus candidatos, dado el contexto de violencia en varios estados.

Ángel Ávila, representante del PRD ante el Consejo General del INE, ha criticado la falta de acciones concretas para blindar la elección, mientras que Rubén Moreira del PRI y Victor Hugo Sondón del PAN han expresado preocupaciones similares. Por su parte, la consejera Norma Irene de la Cruz ha enfatizado la responsabilidad de los partidos en evitar el financiamiento ilícito de sus campañas.

En respuesta, Sergio Gutierrez Luna de Morena ha calificado las peticiones de la oposición como politiquería, responsabilizándolos por la crisis de seguridad en el país.