Proceso de Selección Inicia con Sorteo y Continuará con Insaculación por Apellido

Ciudad de México, 7 de diciembre de 2023 – El Instituto Nacional Electoral (INE) ha dado un paso fundamental en la preparación de las elecciones del 2 de junio de 2024, al seleccionar a los ciudadanos nacidos en marzo como potenciales funcionarios de casilla. Este es un elemento crucial en el proceso democrático de México, ya que los funcionarios de casilla juegan un papel vital en garantizar elecciones justas y transparentes.

La decisión de elegir a los ciudadanos nacidos en marzo se tomó mediante un sorteo realizado en el consejo general del INE, marcando así el inicio del proceso de selección. Pero este es solo el comienzo, ya que en febrero se llevará a cabo una segunda insaculación. En esta etapa, se sorteará la letra del apellido de las personas nacidas en marzo y abril, añadiendo otro nivel de aleatoriedad y equidad al proceso de selección.

Los funcionarios de casilla son ciudadanos escogidos por sorteo, quienes, tras ser capacitados y designados por el INE, tendrán la responsabilidad de recibir y contar los votos durante la jornada electoral. Esta tarea es fundamental para el correcto desarrollo de las elecciones, y su ejecución imparcial y eficiente es crucial para la integridad del proceso democrático.

El proceso de selección continúa con la visita de funcionarios y capacitadores del INE a los ciudadanos preseleccionados, invitándolos a formarse como funcionarios de casilla. Se espera capacitar a un total de 1 millón 530,027 ciudadanos, quienes estarán a cargo de recibir los votos el día de las elecciones. Este esfuerzo masivo de capacitación subraya la importancia del papel de los ciudadanos en el aseguramiento de la transparencia e imparcialidad de los votos obtenidos en cada casilla.

La insaculación es un mecanismo que el INE utiliza para garantizar la independencia, certeza e imparcialidad en la conformación de cada una de las mesas directivas de casillas. Este método asegura que el proceso de elección sea lo más justo y equitativo posible, minimizando la posibilidad de influencias externas o parcialidades.

La participación ciudadana en este proceso es esencial, no solo para el funcionamiento eficiente de las elecciones, sino también para fortalecer la confianza en el sistema electoral mexicano. Con las elecciones de 2024 acercándose, el INE y los ciudadanos mexicanos trabajan juntos para garantizar que la democracia en México continúe siendo robusta y representativa.