En la Ibero, un Llamado a Políticas de Estado Sostenibles y Justas

San Andrés Cholula, Puebla, 4 de marzo de 2024. Durante el evento «De la reflexión a la acción» en la Universidad Iberoamericana, Alejandro Armenta, ofreció una perspectiva innovadora y crítica sobre cómo abordar la pobreza y la desigualdad en México. Frente a académicos y estudiantes, Armenta destacó la insuficiencia de las políticas públicas transitorias y la necesidad de adoptar políticas de Estado con una visión humanista integral.

Armenta argumentó que las soluciones superficiales, como la pavimentación de calles, son insuficientes para combatir la pobreza de manera efectiva. En su lugar, abogó por un enfoque que considere el bienestar humano en su totalidad, apoyándose en políticas de Estado duraderas que trasciendan los cambios de gobierno. Este enfoque, según Armenta, garantizará que las medidas adoptadas tengan un impacto real y sostenible en la reducción de la desigualdad.

El contexto actual, marcado por retos como la pandemia de COVID-19, la guerra en Ucrania y las fluctuaciones en los precios del petróleo, ha demostrado, según Armenta, que es posible disminuir la brecha de desigualdad mediante estrategias gubernamentales efectivas. Destacó los logros del gobierno federal en la reducción de la corrupción y la implementación de una justicia tributaria más equitativa como ejemplos de acciones que contribuyen significativamente a la justicia social.

Armenta también enfatizó la importancia de los derechos humanos y la atención a los grupos vulnerables como pilares de una sociedad justa. Criticó las posturas mercantilistas que ignoran el valor del humanismo y elogió programas de apoyo como las becas para personas con discapacidad, jóvenes en situaciones de vulnerabilidad, madres solteras e indígenas, señalándolos como fundamentales para impulsar el desarrollo social.

Concluyó su participación con un llamado a la acción para desarrollar procesos integrales de desarrollo económico que fomenten círculos virtuosos y promuevan la regionalización para una distribución equitativa de la riqueza. Este enfoque, según Armenta, no solo abordará la pobreza de manera efectiva, sino que también asegurará un futuro más justo y sostenible para México. Su mensaje resonó fuertemente entre los presentes, marcando un momento significativo en el debate sobre el futuro de las políticas sociales en el país.