El Gobierno de México, en colaboración con autoridades estatales y la sociedad civil, ha puesto en marcha un esfuerzo integral para combatir el dengue, zika, chikungunya y controlar la molestia sanitaria causada por moscas en Acapulco y Coyuca de Benítez. Brigadas sanitarias de la Secretaría de Salud se movilizan con equipos aspersores por vía terrestre, rociando insecticidas en parques, áreas verdes y domicilios autorizados.

Estas brigadas también llevan a cabo visitas casa por casa, informando a la población sobre la importancia de su participación activa en la eliminación de criaderos, como llantas, floreros y cacharros, así como tapar adecuadamente los recipientes de almacenamiento de agua y evitar la acumulación de basura. Todas estas medidas son fundamentales para prevenir la proliferación de mosquitos y reducir el riesgo de enfermedades transmitidas por ellos.

Estas acciones, que incluyen nebulizaciones espaciales, vigilancia epidemiológica, colocación de ovitrampas y pláticas informativas, se llevan a cabo de manera continua, especialmente después del impacto del huracán Otis. La Secretaría de Salud hace un llamado urgente a la población para evitar la automedicación y buscar atención médica gratuita en centros de salud y más de 60 unidades médicas móviles disponibles en Acapulco y Coyuca de Benítez.

Este enfoque holístico y proactivo busca no solo controlar las enfermedades transmitidas por vectores, sino también fomentar la participación comunitaria y la conciencia sobre la importancia de mantener un entorno saludable para prevenir la proliferación de mosquitos y garantizar la salud de la población en estas áreas afectadas.